Solo por Hoy, Narcoticos Anonimos, Meditacion Diaria

Meditación para principiantes

20 de junio

«Para algunos orar es pedir ayuda a Dios y meditar es escuchar su respuesta. […] Aquietar la mente mediante la meditación nos ayuda a lograr una paz interior que nos pone en contacto con el Dios que llevamos dentro.»

Texto Básico, pp. 53 - 54

A muchos nos dijeron que tuviéramos paciencia cuando aprendiéramos a meditar. «Hace falta práctica para saber lo qué hay que “escuchar”.»

Nos alegra que alguien nos lo haya dicho, si no muchos hubiéramos abandonado la meditación al cabo de una o dos semanas. Es posible que las primeras semanas nos sentáramos cada mañana, aquietáramos nuestros pensamientos y «escucháramos», tal como dice el Texto Básico, pero «oímos» nada. Quizás hayan tenido que pasar algunas semanas más para que sucediera algo; e incluso entonces, apenas notábamos lo que pasaba. Salíamos de nuestra meditación matinal sintiéndonos un poco mejor con nuestra vida, con un poco más de comprensión hacia los que veíamos y un poco más en contacto con nuestro Poder Superior.

Para la mayoría no había nada espectacular en esta toma de conciencia -ni relámpagos ni truenos-, sino más bien algo suavemente poderoso. Necesitábamos tiempo para dejar nuestro ego y nuestras ideas a un lado del camino. En ese espacio despejado, mejorábamos nuestro contacto consciente con el origen de nuestra recuperación diaria: el Dios que concebimos. La meditación era algo nuevo, y hacía falta tiempo y práctica. Pero, como todos los pasos, funcionaba cuando lo trabajábamos.

  • Sólo por Hoy:
  • Practicaré «escuchar» para conocer la voluntad de Dios para conmigo, aunque todavía no sepa qué «escuchar».


    Meditación Diaria

    Subscribete para recibir la meditación Diaria!

    El Foro Zonal Latino Americano es el único cuerpo de servicio que está autorizado por los SMNA para publicar en el Internet las meditaciones del Solo por Hoy en español en su sitio Web, lo cual nos ayuda a proteger los derechos de autor de la literatura de la confraternidad de NA, para que terceras personas no se apoderen y se lucren de la impresión, de la publicación así sea por vía impresa o por archivos de audio o la venta no autorizada de la literatura.